Como gestionar las criticas a nuestro físico

Si tu, como yo, y de hecho a una gran cantidad de mujeres, no formas parte de las que tienen talla de maniquí, ni te pones vestidos de la talla 34, sino que tienes un cuerpo macizo y con curvas localizadas ?

A causa de tu peso, les temes a las comidas familiares o los comedores de empresa, por las miradas de los otros y sus críticas. Notas los ojos de tus colegas, tus tías o primos posados en ti, cuanto coges un porción de pastel ?

A partir de ahí, los comentarios desagradables sobre tu figura comienzan a estallar. Te aconsejan servirte menos cantidad, o que elijas comer alimentos más saludables y más dietéticos porque «de todos modos, debes controlar tu peso».

Molesto? Despectivo? ¿Desestabilizador? Y acomplejando! Entonces, ¿cómo manejas las críticas a tu peso? ¡No siempre es fácil lidiar con comentarios despectivos sobre tu peso, tu estatura, en resumen tu apariencia física!

Hazte cargo de tu físico
Si te sientes bien contigo mismo y en tu piel, entonces estas críticas te dejarán indiferente.

Opta por la técnica de la indiferencia, despreciando a los que dan lecciones que harían bien ocuparse de sus propio problemas y usar grandes cantidades de pastel, sin sentirse culpable. ¡Reducir o cambiar tu dieta significaría que sus comentarios te lastiman! Y seguro que ni entones dejarian de criticarte. Porque no habrías adelgazado bastante o no donde convenía.

¡Por lo tanto, lo mejor es ignorar a los que te comentan y asumir tu físico! ¡Sin tratar de parecer lo que no eres! No tienes porque morirte de hambre o puedes tener ataques de hipoglucemia y te sentirás cansada.

Defiéndete con humor
En lugar de limitarte y sentirte desestabilizada, ¡adopta una posición ganadora! ¡Y presenta tus fortalezas! Después de todo, ¡las personas que te critican a menudo están celosas!

¿Estás de buen año? Sí, pero al menos tienes un potencial de sensualidad bastante desarrollado. No tienes una talla 85 A, pero puedes balancear tus generosas caderas para seducir a los hombres.

¡Además, los hombres prefieren mujeres deliciosas! Y además tenemos evidencias científicas y estudios al respecto, emprendiendo una demostración de las virtudes de ser curvy. Aparte de poder rechazar los comentaros de algunos de tus colegas que se ríen de ti.

Piensa en los que te aman
Si aún te sientes ofendida por estas críticas negativas y juicios sobre su peso, vacía tu mente, de esos comentarios, obvialos.

Déjate llevar enfocándote en los valores centrales y tu entorno, las personas que te valoran, admiran, apoyan y aman por quien eres, sin reducir tu apariencia física.

¡Deja de lado a las personas negativas que buscan lastimarte y pasa el rato con quienes están allí para ti! ¡Te sentirás más fuerte y con más energía! ¡Es bien sabido que las chicas con mucha carne son más vivas, dinámicas y felices que las demás!

Buenas resoluciones para adelgazar

La clave: cambia tus hábitos.

Hago la compra inteligentemente.

Sabemos muy bien que después de un largo día de trabajo, lo último que quieres hacer son las compras, o pasearte bajo las luces de neón en un estado de fatiga, aprovecha el fin de semana o tu día libre para salir al mercado,también puedes optar por una suscripción a cestas de frutas y verduras todas las semanas y dejarte sorprender. Finalmente, para aquellos que no quieren salir de casa, recuerden que estamos en el siglo XXI: ¡existe la compra en línea!

Elijo los alimentos correctos para cocinar

Por supuesto, compramos de manera inteligente. Optemos por los productos frescos y de temporada, sin aditivos, sin grasas saturadas … Una vez que tu despensa y tu
refrigerador estén llenos, puedes ponerlos en el horno, pero esa es la idea. Cuanto más cocines,menos te sentirás tentado a pedir comida preparada o recurrir a un sándwich al mediodía.Y no lo decimos por agobiarte!

Un mes sin alcohol

Hacer un pequeño paréntesis sin alcohol solo puede ser bueno. Incluso si no abusas de los mojitos y el chardonnay, el alcohol no es tu aliado en una dieta de adelgazamiento.
Es muy simple, el alcohol no aporta nada, si no un buen dolor de cabeza, una crisis de hígado y poco más. Así que no te asustes. No te decimos que olvides para siempre tu «cóctel», sino que consumas con moderación y nada de nada, en una cura detox.
Viva el agua mineral y el té verde!

Minimizo el estrés

Si el estrés te mantiene despierto, es posible que no sepas que también puede engordarte … De hecho,es un círculo vicioso. Cuanto más te estreses, menos reparador será tu sueño.
Y sin estas pocas horas de descanso, tu metabolismo se altera y con él todo tu sistema digestivo. Además frente
al estrés, nuestros hábitos alimenticios a veces se convierten en esquizofrenia.
En resumen ! Relájate! ¿Y qué mejor para eso que … el spa?
Sí, es fantástico. Pero pensamos más en …
¡deporte, por supuesto!

Me muevo !

Dejamos lo mejor para el final. El deporte es sin duda su mejor aliado para adelgaza. Te ayuda a descomprimir,
libera toxinas, fortalece tu cuerpo y mejora tu cardio. ¡el deporte es vida! Y con la variedad de actividades que existen hoy, no nos digas que ninguna de ellas te gusta.

5 razones por las que siempre tenemos hambre

Hay días en los que nos pasamos el día, en los armarios, mordisqueando o cocinando un festín para saciar nuestro apetito. No siempre tiene explicación, pero en estos días tenemos mucha hambre. ¿Y si te damos 5 razones por las que a veces nos lanzamos a la comida? Vamos allá !

1. No has dormido lo suficiente

¿Quién no ha tenido alguna vez un antojo nocturno? Al despertar de largas noches o noches cortas, el cuerpo reclama comida. Y dormir poco equivale a una dieta rica en grasas durante 6 meses.

De hecho, causa un trastorno hormonal real en nuestro cuerpo. Afecta a la insulina, también es el caso de la leptina, la hormona que regula el apetito. El nivel desciende por falta de sueño. Y como si eso no fuera suficiente, ¡aumenta la tasa de grelina, la hormona que está a cargo de nuestra sensación de hambre! Y como por casualidad, para llenar el vacío, tienes ganas de comer alimentos grasos.

2. Has comido demasiados pasteles

La cena delante del televisor, con pizzas y galletas te hará querer lanzarte sobre la primera pasta que ves cuando te levantas. De hecho, ingerir carbohidratos (que se encuentran en los alimentos ricos en almidón: pan, pasta, pasteles y galletas …) te hace sentir lleno, pero ese no es exactamente el caso. De hecho, estos alimentos ricos en carbohidratos no aportan mucho a su cuerpo y se digieren muy rápidamente. Entonces, para la cena, ¡tendrá que haber proteínas en el menú!

3. Anoche bebiste demasiado

El kebab nocturno no es una coincidencia. Cuando se ha bebido demasiado alcohol, no solo se tiene sed y dolor de cabeza, también se tiene un gran deseo de alimentos grasos (pizzas, hamburguesas, etc.). No pienses más que es tu pereza lo que te hace hacerlo (bueno, tal vez un poco), ¡pero tu leptina, de nuevo! El alcohol reduce su tasa y te da hambre.

4. No bebes lo suficiente

¡Estamos hablando de agua aquí! De hecho, nuestro cuerpo está compuesto en un 60% de agua. Entonces, cuando falta agua, el cuerpo puede confundir la sensación de hambre y sed, pero también sentirse cansado y de mal humor. Y en esos momentos, ¿qué pasa ? Lo compensamos con comida. Por lo tanto, no es por nada que los nutricionistas recomiendan beber al menos 1,5 litros de agua al día.

5. Comes demasiado rápido

Cuando el hambre te invade, comes a toda velocidad para llenar tu estómago. ¡Pero no tan rápido! ¡Crees que si tu estómago está lleno, ya no vale la pena, pero la información no tuvo tiempo de volver al cerebro! El tiempo de comida debe ser de al menos 20 minutos para ser efectivo y satisfacer el hambre de manera duradera.

¿Por qué empezar a correr ?

Piernas afiladas, glúteos curvos, brazos musculosos y cintura delgada … Es con envidia, que miras pasar a otra corredora que te adelanta, mientras tu, chorreas sudor, roja como un tomate y al borde de la asfixia, intentas recuperar el aliento después de 10 minutos. de correr, los 10 minutos más largos de tu vida. ¡No te desanimes! Si tantas personas comienzan a correr, no es por nada: requiere entrenamiento para ser efectivo y divertido, pero una vez que se supera el curso del sufrimiento, es solo felicidad … Atención, correrás el riesgo de volverte adicto!

¿Por qué empezar a correr?

Numerosos estudios lo han demostrado y lo demuestran de nuevo: correr es un deporte con múltiples beneficios, tanto para el cuerpo como para el espíritu. Estas son sus principales ventajas:

Muscular el corazón y reducir el riesgo de problemas cardiovasculares

Disminuye el estrés a través de la secreción de endorfina y adrenalina.

Te permite controlar tu peso al perder muchas calorías (500 Kcal por 1 hora de carrera a una velocidad de 10 km / h)

Mejora la autoestima: correr requiere mucho esfuerzo mental para superarlo

Económico ! Sin suscripción, ganas y un par de zapatillas son suficientes

¿Cómo empezar a correr?

Antes de correr un maratón, tienes que entrenar poco a poco.Pero tampoco queremos eso, o si ? de ti depende. Asegúrate de ir al menos dos veces por semana, incluso con salidas pequeñas, para mantener el ritmo.

Comienza con salidas de 15 minutos, luego unos días más tarde. durante 15 minutos más. La siguiente semana, extiende el tiempo de 5 a 10 minutos, verás que consigues lo que te propones, antes de lo que crees

Ves a tu propio ritmo y no vayas demasiado rápido a riesgo de quedarte sin aliento y tener agujetas.

Semanalmente, alarga el tiempo, hasta que comiences a sentirte bien y sientas los beneficios. ¡Los verás muy rápido! Ganarás resistencia y encontrarás el ritmo que más te convenga.

Puedes usar aplicaciones para ponerte objetivos y registrar tu rendimiento. Esto te permite tener un punto de referencia y adelantarlo para la próxima salida.

Equípate para correr

Para ir a correr, necesitaras un atuendo adecuado (pantalones cortos, camiseta o camiseta sin mangas) y un buen par de zapatillas deportivas. «Bueno» no significa necesariamente «caro», porque el mejor par de zapatos será aquel en el que te sentirás bien y eso no te hará ampollas. Lo que debes buscar antes de comprar tus deportivas. es que tengan el tamaño correcto y se adapten a la forma de tu pie.

¿Correr un aliado para bajar de peso?

Para adelgazar, ¡nada como correr! Por otro lado, ¡no te asustes si su báscula siempre muestra el mismo peso, o incluso más en algunos casos! De hecho, la carrera te refinará, pero lo que te hará, es especialmente musculosa. La grasa será reemplazada por músculo, y la pérdida de peso será menos notable. Tenga la seguridad de que los efectos en su cuerpo se verán rápidamente: menos celulitis, músculos más duros, abdominales que se dibujan, etc.

Entonces ¿a qué esperas a ponerte en marcha?

Bienvenida

Bienvenid@ a este blog, donde publicaremos consejos y recomendaciones, sobre:

  • cosmética
  • wellness
  • vida sana
  • dietas
  • ejercicio físico
  • y muchas cosas más… que esperamos encuentres interesantes

Comienza una nueva aventura, nos acompañas ?

Imagen de silviarita en Pixabay