Un tema cuando menos, molesto

Tengo mucha flatulencia , ¿qué debo hacer?
Los pedos son normales y naturales: estudios (serios) han demostrado que, en promedio, los hombres y las mujeres se tiran pedos unas 14 veces al día. Es un hecho: chicas muy serias que dicen que nunca mienten con pedos …
Pero bueno, liberar los gases que están estancados en nuestro intestino, incluso si es natural, no es súper refinado. En algunos casos, aún puedes culpar al perro, un niño pequeño o un extraño en la calle. Pero cuando estás atrapado con BigBoss en un ascensor, es más complicado …

Para evitar momentos de mucha vergüenza y / o largos momentos de soledad, o damos unos consejos, para dejar de tirarse pedos.

¡Alimentos a evitar para no tirarse demasiado pedos!
El proceso del gas es bastante simple: cuando comes, tu estómago no digiere lo que ingieres. Sin embargo, las sustancias no digeridas que quedan en nuestro intestino alegran a las bacterias presentes, que se deleitan con ellas y liberan gases al digerirlas.

Si queremos tirarnos menos pedos, debemos por tanto, lógicamente, limitar la absorción de los alimentos que contienen estas sustancias que nuestro estómago no consigue digerir, que son:

Alimentos ricos en azúcares. Pero no cualquier azúcares: fructosa (cebolla, alcachofa, trigo), lactosa (helado, leche, queso, mantequilla …), sorbitol (chicle sin azúcar, manzana, pera, ciruela … ) y rafinosa (cereales integrales).

Alimentos ricos en almidón, como patatas, pan blanco, pasta, maíz … Famosa excepción: ¡el arroz!

Alimentos ricos en fibra, como espárragos, col, ciruelas pasas, frutas o legumbres (¡las famosas judías blancas!), Legumbres …

Consejos diarios para limitar la flatulencia
Cuando nos tiramos muchos pedos, a menudo es porque sin saberlo tenemos malos reflejos a diario. Entonces, si a menudo excedemos nuestra cuota diaria de 14 mascotas / día, aquí hay algunos buenos reflejos para adoptar:

Mastica con la boca cerrada. Lógica: cuando comemos con la boca abierta, además de exasperar a nuestros vecinos en la mesa, tragamos aire. Sin embargo, cuando tragas aire por la boca, suele salir media hora después por el otro lado … No dudes en beber agua mientras comes. Evita el tabaco, que también nos hace tragar aire. Limitar nuestro consumo de refrescos, siempre por los mismos motivos.

Después de una comida, saboreada con la boca cerrada, no dudes en estirarte un poco, en hacer unos pequeños movimientos, incluso un pequeño paseo digestivo. Sobre todo, no nos acostamos después de comer, ¡porque abrimos un paso al gas, que irá directamente del estómago al intestino!

Relajarse. Está comprobado: ¡las personas estresadas y ansiosas tienden a tirarse más pedos que otras! Bueno, si es el hecho de ser un bromista empedernido lo que nos estresa, se complica …

Bebe agua en la que se hayan diluido gotas de extracto de menta. No te hace tirarte menos pedos, ¡pero el gas huele menos mal!

¿Medicamentos contra las flatulencias?
Si a pesar de toda nuestra buena voluntad todavía nos tiramos un pedo feliz y eso nos molesta, siempre podemos hacer un pequeño viaje a la farmacia. Si no hay una cura milagrosa (¡se sabría!), Una píldora que combate la hinchazón intestinal. origen de la flatulencia y carbón vegetal, un remedio natural contra la aerofagia.

Si después de todo esto nuestros pedos siguen siendo tan frecuentes, podemos ir a ver a nuestro médico. Puede recetarnos medicamentos que nos ayudarán a digerir los azúcares complejos. Y por lo tanto, ¡a que sueltes menos gas!

Relajación: todos mis consejos para relajarte

Foto de Criativithy en Pexels

Con el ritmo que llevamos en los últimos tiempos, en vida diaria, es inevitable que acumulemos estrés o que nos sintamos nerviosas y no logremos descansar bien, por eso he preparado unos consejos sobre la relajación

La relajación es como una pausa en el tiempo, que le permite volver a recentrarte en tu cuerpo y mente, mediante la realización de ejercicios de conciencia interna. Te permite descargar emociones negativas para llenarte de emociones y sensaciones positivas. Para darte una visión general de esta práctica de bienestar, te explico algunos ejercicios para hacer en casa, ¡sin restriciones!

¿Qué es la relajación?
La relajación es un método para relajar la mente y el cuerpo, mediante movimientos corporales, técnicas de respiración, concentración y / o meditación. Su objetivo es lograr un estado de relajación y bienestar, tanto mental como físico, colocándote en un estado de vigilia cercano al sueño.
Recomendado para personas con un ritmo de vida rápido que deja poco tiempo para el descanso, la relajación es una ayuda preciosa para aliviar la tensión y dejar espacio para la serenidad.

La relajación se encuentra en una gran cantidad de prácticas: yoga, meditación, tai-chi, qi-gong, sofrología, etc. y no existe una edad o disposición física particular para practicar la relajación.
Todos pueden hacerlo en casa o acompañados de un profesional ( profesora de yoga, sofróloga, etc.). Para practicar la relajación, solo es necesario un requisito previo: ¡tener unos minutos para ti!

En el metro, en casa, en la oficina, durante un parto o durante una entrevista de trabajo, la relajación puede serle útil en cualquier momento, según la necesidad que sientsa.

No todos los métodos de relajación funcionan para todos, y probar varias técnicas te ayudará a encontrar el que mejor funcione para ti. Al repetirlo con regularidad, aprendemos a relajarnos más fácil y rápidamente.

Respirando la clave de la relajación
La respiración es automática para todos los seres vivos. Pero tan simple como es, su poder se descuida y desafortunadamente no se reconoce, pero posee un poder extraordinario sobre nuestro bienestar si sabemos cómo controlarlo.

En sus primeros meses de vida, los bebés respiran naturalmente a través del estómago, lo que se denomina respiración “estomacal” o “natural”. Los adultos, en cambio, estresados ​​por sus obligaciones personales y profesionales, utilizan la respiración “torácica”, que utiliza solo la parte superior de la caja torácica, llenando solo 1/3 de los pulmones.

Para relajarse es fundamental cambiar de hábitos optando por la respiración ventral. Esto te trae:

Mejor oxigenación del cerebro y el cuerpo.
Frecuencia cardíaca reducida
Presión arterial mejorada
Digestión mejorada (mientras se respira, se masajean los órganos internos)
Una disminución de la ansiedad y la angustia.


La respiración torácica es un círculo vicioso, ya que estando tensos respiramos mal, y este mal control de la respiración genera tensión en el cuerpo, lo que impacta en nuestra mente.Aquí es donde entra la respiración del vientre, volando al rescate de lo emocional: al respirar por el vientre, reduce tu ansiedad y re-oxigena tu cerebro, como un gran tazón de aire relajante.

¡Con respiración ventral, no más estómago plano! ¡Sacamos nuestros estómagos y respiramos! ¿Quieres fortalecer tus abdominales mientras caminas? Trabajalos practicando deportes y no privándose de una respiración que implique a todo su cuerpo, sino también a su mente. Ganas, ¿verdad?

Técnicas de relajación para probar
Utilizadas para reducir el estrés y detener los ataques de ansiedad, las técnicas de relajación respiratoria te permiten concentrarte en ti mismo para controlar mejor nuestras emociones.

Ejercicio para aliviar la tensión
Tumbada o sentada, coloca las manos sobre el estómago para sentir cómo se hincha. Inhala por la nariz, infla el estómago como si fuera un globo y cuenta del 1 al 4 mientras siente que el aire le llena el estómago. Mientras inhalas, imagina que el aire que entra en tu cuerpo está lleno de energía positiva.Luego exhala lentamente por la boca, metiendo el estómago hacia adentro mientras cuenta hacia atrás de 4 a 1. Mientras exhalas, imagínate liberando tu estrés y ansiedad.

Repite el ejercicio 3 veces.

Ejercicio de visualización
Puedes buscar un audio de Internet, escuchar una historia, para sumergirte en la visualización. Tumbada o sentada, cierra los ojos y proyectate en la historia que se cuenta, intentando imaginar los olores y sensaciones que acompañan a este viaje. Al concentrarte en los detalles y respirar con calma, te sumergirás en una relajación placentera, ¡que incluso puede hacerte dormir!

¿Cómo desarrollar músculo en la oficina o mientras teletrabajamos?


¿Apretar los glúteos con cita previa?
Ya sea que no te gusten los deportes y no hagas ninguna actividad física, o que no tengas tiempo para ir a tu clase de gimnasia, desarrollar músculos en la oficina puede ser una solución si deseas relajar o fortalecer su cuerpo. Te explico 10 ejercicios para hacer sola en el trabajo, ¡de incógnito!

1 / Refuerza piernas y abdominales
¿Muscular suave y discretamente tus muslos y abdominales? Es posible ! Para hacer esto, sentada en su escritorio, coloca tus manos a ambos lados de tu asiento. Sostente y mantén los hombros rectos. Inhala y levanta las piernas unidas verticalmente para colocarlas paralelas al piso. Manténlos durante unos segundos mientras bloqueas tu respiración y luego regresa a la posición inicial mientras exhalas. Repite este ejercicio diez veces.

2 / Fortalece las pantorrillas
Cuando estés en el trabajo, ya sea para hacer una llamada telefónica o para ir a la máquina de café, usa tu postura para tonificar sus pantorrillas. ¿Cómo? Estira el cuerpo hacia arriba y extiéndete de puntillas durante unos diez segundos. Repite estas acciones varias veces seguidas, tanto como puedas. Tus pantorrillas se volverán más firmes y musculosas. Recuerda meter el estómago hacia adentro para una mayor eficiencia.

3 / Suavizar los brazos
Para suavizar los brazos y los hombros y evitar futuros dolores de espalda, haz este ejercicio unas diez veces durante su jornada laboral: siéntate en tu asiento, en posición vertical, levanta los brazos por encima de la cabeza, las manos cruzadas, palmas hacia el techo. Inhala y exhala mientras empujas las palmas de las manos durante cinco segundos hacia el techo. Luego inclínate hacia tu lado derecho por otros cinco segundos y suelta. Ten cuidado de mantener la pelvis muy quieta. Solo el busto debe moverse. Está hecho ? Repite el ejercicio del otro lado. ¡Ideal para estirar los músculos de la parte superior del cuerpo, sentirte menos tensa y estar mas relajada durante el resto del día!

4 / Tonificar el cinturón abdominal
Para fortalecer los muslos y trabajar los abdominales, siéntate con las manos a ambos lados del asiento, los hombros y la espalda rectos. Levanta las piernas hasta cinco centímetros y espera diez segundos, contrayendo los abdominales, antes de soltarlos. Lo mismo, repite este ejercicio diez veces.

5 / Suaviza los tobillos
¿Y si aprovecharas la oportunidad para fortalecer tus tobillos? Para hacer esto, siéntate y cruza las piernas una sobre la otra. Dibuja un círculo con la punta del pie derecho diez veces en una dirección, luego haz lo mismo con el pie izquierdo. Estos gestos también ayudan a activar la circulación sanguínea en las piernas y previenen el hormigueo, que suele ser común al estar mucho tiempo sentada.

6 / Fortalece los glúteos
De la manera más discreta posible, contrae las nalgas cuando estés sentada en tu escritorio. Aprieta durante diez segundos y luego suelta. Intenta repetir este ejercicio tantas veces como puedas: ¡no hay nada mejor para lucir glúteos !

7 / Muslos musculados
¿Estás trabajando en tu computadora? Sentada con la espalda recta, los codos apoyados en la mesa, contrae los abdominales mientras exhalas y levanta la rodilla derecha debajo de la mesa. Suelta y repite este ejercicio con la rodilla izquierda. Aquí, son tus muslos los que funcionan. ¿La ventaja? Realizados diez veces al día, se volverán más firmes y musculosos.

8 / Caminata
Tan pronto como recibas o haga una llamada, levántate y muévete en silencio, en lugar de sentarte en tu escritorio. Mantén el ritmo mientras hablas con la otra persona. ¿Quieres pedirle a tus colegas de la planta baja que vayan a almorzar contigo? No lo hagas por email, ves andando! ¿Recibes un documento importante que vale la pena conservar? No dudes en ir a imprimirlo en la sala de impresoras. ¡Practicarás deporte sin darte cuenta!

9 / Favorecer las escaleras
Es la misma historia todas las mañanas: tomas el ascensor hasta el quinto piso, donde está tu oficina. Haz un esfuerzo y ahora prioriza subir las escaleras. Por un lado, construirás tus muslos y abdominales (si estás pensando en contraerlos) y, por otro lado, quemarás calorías. ¿Resultado? ¡Ahorras en clase de fitness!

10 / Tonifica el vientre
Adquiere el hábito de sentarte derecha, con los hombros relajados, el perineo contraído y el estómago encogido todo el tiempo. Por qué ? Porque una posición encorvada (que con demasiada frecuencia estamos acostumbrados a tomar con facilidad) conduce a la fuerza a la aparición de una pequeña barriga . ¿Entonces el objetivo? ¡Tonificarla!

Espero que estos consejos te sean útiles y te mantengas lo más en forma posible. Tu salud lo agradecerá.

¿Comer huevos por la mañana te hace bajar de peso?


Verdadero o Falso ?

Nuestras abuelas solían decirnos que comer huevos por la mañana podría ayudarlo a perder peso más rápido. ¿Mito o realidad? ¡Estamos tratando de responder a esta pregunta!
Cuando desees perder peso, debes concentrarse en alimentos bajos en calorías que estén lo más llenos posible para no tener hambre regularmente durante el día. Esto evita comer bocadillos y, por lo tanto, absorber demasiadas calorías por día y, por lo tanto, ¡ganar peso!

Si tiene hambres todo el tiempo, especialmente en la mañana o media tarde, los huevos pueden ser uno de sus supresores del apetito favoritos, especialmente cuando se comen duros.

Un huevo de tamaño medio contiene unas 85 kcal, lo que resulta muy interesante para las personas que quieren limitar la cantidad de calorías absorbidas por día. Al limitar su consumo de calorías y participar en actividades físicas regulares, perderá peso y adelgazará. Los huevos son muy ricos en proteínas, alrededor de 12 a 13 g por huevo, además de vitaminas y oligoelementos. Los huevos también son una fuente de buenos lípidos que son muy importantes para el sistema hormonal y nervioso.

Por otro lado, casi no contiene carbohidratos (alrededor de 1 gr). Elija huevos orgánicos o huevos criados al aire libre para aprovechar al máximo sus beneficios nutricionales. Los huevos criados en baterías o jaulas a menudo son pobres en micronutrientes.

Pero entonces, ¿comer huevos por la mañana te hace perder peso?
El desayuno es una de las comidas más importantes. Es él quien acondiciona tu cuerpo para el resto del día. ¡Ir al trabajo o la escuela sin desayunar te expone a la tentación de comer bocadillos antes del mediodía! ¡No es el mejor de la línea!

A través de numerosos estudios, los científicos han demostrado que las personas que comían principalmente proteínas por la mañana podían perder hasta un 63% más de peso que las personas que comían cereales o pan. Además, gracias al efecto supresor del apetito de los huevos, ¡no más antojos a las 10 am! Por lo tanto, en un desayuno de igual cantidad de calorías, ¡comer proteínas por la mañana sería efectivo para perder peso! ¡Este es todo el papel del huevo! Con estos 13 gramos de proteína por porción, se coloca en el top 5 de los alimentos con mayor cantidad de proteínas. Además, es muy fácil de cocinar: duro, revuelto, hervido, tortilla … no faltan las ideas. Cocínalos de 9 a 15 minutos en agua hirviendo y no dudes en cocinar entre 6 y 9. Los huevos duros se conservan muy bien en la nevera. ¡Incluso puedes llevarlo contigo para disfrutarlo como bocadillo o en tus mañanas ocupadas!

Disfruta como nuestros amigos ingleses y alemanes con deliciosos desayunos. Por ejemplo, coma de 2 a 3 huevos duros con té o café con pechuga de pollo o jamón magro y fruta fresca. ¡Todo para empezar la mañana en plena forma!

De vuelta de vacaciones

Preparándote para el otoño.
Volver de vacaciones es como si abrieras una maleta. Desde el exterior, todo parece impecable, pero tan pronto como lo abres, ¡es una ca-tas-tro-fe! ¿Qué relación con este artículo nos contarás? Bueno, el hecho de que todo el mundo te siga diciendo que te ves bien y que tus mechones de surfista se ven muy bien, no significa que tu piel y el resto no estén en alerta roja. Los rayos UV, la sal y el cloro han estado atacando durante todo el verano y ahora es el momento de contraatacar.

Paso 1: el cabello
Tu cabello, hablemos de ello … Si bien hay algunos consejos para el control de daños, tu melena nunca es totalmente inmune al combo sol-mar-piscina. Lo primero que debes hacer es regenerarlos. Para ello, no dudes en pasar por tu peluquero favorito cuando vuelvas de vacaciones. Además de cortar las puntas, esta última aprovechará para darte un tratamiento profundo para hidratar tu cabello de raíz a puntas.

En casa, no nos relajamos. ¡La pelea no ha terminado! Ir a la peluquería o no, repetimos la rutina de la mascarilla al menos una vez a la semana (dos veces si tu cabello está muy seco, descolorido o encrespado). ¡Y lo hacemos bien! Es decir, no solo 2 minutos en la ducha, ¡sino 2 horas o incluso una noche entera! Si, suele ser recomendable aplicar un tratamiento solo en las puntas, no dudes en pasar por tus raíces al menos una vez. ¡Eh sí! Tu cráneo también ha tomado el sol y no sería de extrañar que te peles un poco a este nivel.

Paso 2: la cara
Entonces, ciertamente, tu tez está en la parte superior, pero muy a menudo, todo esto es solo un señuelo … Te pavoneas las primeras semanas con tu bronceado hasta la aparición de las canas, tu bronceado digno de ¡Santa Bárbara se convierte en un área minada! ¡El acné, los microquistes y otros parásitos cutáneos han ganado la batalla! ¡Eh sí! Cuando te decimos que el sol es el enemigo número 1 de nuestra piel, no es por nada. Para protegerse contra él, produce una barrera de sebo a medida que se espesa. Cuando se trata de “caer”, todas las impurezas, hasta entonces “poner en espera”, reaparecen más bellamente. Y ahí, ¡también podrías decir que este es el desastre! De repente, retomamos los buenos hábitos con una rutina facial adaptada a su piel:

  • loción o gel limpiador
  • tónico o agua micelar
  • crema hidratante

Ojo, miramos la composición de los productos y no abusamos de ella. Además, una “dieta” cosmética es más que bienvenida. Para cuando tu piel se regenere, lo ideal sería no asfixiarla con base, terra cota y otros rubores. También se puede aplicar una exfoliación suave una vez a la semana para reducir la textura de la piel. Para aquellos que pueden, se puede pelar la piel.

Paso 3: el cuerpo
Ciertamente bronceada, pero a menudo reseca, tu piel necesita +++ hidratación. Para ello, agrega un aceite nutritivo a tu humectante habitual. Lo mismo ocurre con tus pies. Si bien se han estado pavoneando durante todas las fiestas con los zapatos, aún así se apretaron un poco. Luego aplica los baños de aceite durante al menos 15 minutos, eliminando primero los callos, si son importantes. No olvides hidratar bien tus manos y uñas. Seguro que tus cutículas se han ido por el camino este verano … Ponte al día masajeándolas todas las noches con un aceite.

Si quieres que te aconseje, sobre los mejores productos a utilizar, contáctame sin compromiso.

¿Por qué deberías beber jugo de zanahoria todos los días?


Un buen trago para un buen día

Has descubierto el jugo de zanahoria y te gusta mucho, o al contrario eres reacio a beber un … ¡jugo de vegetales! Te recomiendo que bebas un vaso todos los días y te explico elpor qué.

Porque es mejor que la soda

Lo primero es lo primero: siempre será mejor beber un vaso de jugo de frutas todos los días en lugar de un vaso de refresco. Porque los zumos de frutas (100% fruta por supuesto) son ciertamente dulces, pero sus azúcares son mucho mejores para la salud y se asimilan mejor.

Porque el jugo de zanahoria casero es fácil de conseguir

Siempre que tengas una licuadora. Debes saber que el jugo de zanahoria, al contrario de lo que se podría pensar al observar esta dura raíz, es fácil y rápido de obtener. De hecho, ¡la zanahoria contiene un 90% de agua!

Porque se puede sazonar fácilmente

Perejil, naranja, cúrcuma … Podemos añadir a nuestro zumo de zanahoria muchísimas hierbas, frutas y especias que sólo harán que el sabor sea aún mejor. Las zanahorias se pueden asociar con muchos otros gustos más o menos con cuerpo … ¡Experimenta!

Porque sabe dulce

Sí, la zanahoria es una verdura. Sí, se suele comer rallado con aderezo o machacado con carne. Pero su sabor dulce es más apreciable cuando se bebe como jugo y cuando se usa para bebidas azucaradas. Lo que convence a los más reticentes. ¡Mmm!

Porque es muy rico en antioxidantes

Relleno de antioxidantes (luteína, B-caroteno, zeaxantina, etc.), el jugo de zanahoria ayuda a combatir la aparición de ciertos cánceres y enfermedades cardiovasculares. ¡Un jugo lleno de beneficios para la salud!

Porque es rico en betacaroteno

Para aquellos que buscan lucir una tez bellamente bronceada, no hay nada como una buena dosis de betacaroteno para activar el bronceado. Y eso es bueno, ¡la zanahoria es la reina! Y la guinda del pastel: el betacaroteno reduce el riesgo de cataratas …

Porque es una gran fuente de vitaminas.

Vitaminas A, B1, B2, B3, B6, vitamina C… El jugo de zanahoria es una fuente de las vitaminas más interesantes para tu salud y para mantenerte en forma durante todo el día. ¡Un vaso grande por la mañana y estarás encima!

Porque es rico en fibra

La zanahoria es una verdura rica en fibra, que en particular facilita el tránsito intestinal. E incluso si su jugo está menos provisto de él (ya que las fibras están principalmente en la pulpa), como todos los jugos de frutas y verduras, todavía contiene una cantidad interesante. ¡Bien por la lata!

Porque es bajo en calorías

Con 40 kcal por 100 ml, el jugo de zanahoria tiene menos calorías que el jugo de naranja (46 kcal), el jugo de plátano (50 kcal) o el jugo de piña (53 kcal). Con tantos beneficios por tan pocas calorías, ¡el jugo de zanahoria completará la dieta!

😱😱 ¡Cómo ponerte unos vaqueros que te quedan pequeños cuando has engordado! 😭😭

Foto de
Mstudio en 
Pexels

Hoy os dejo con un tema, que seguro que a más de un@ e ha pasado.
Ya sea cuando te encuentras con jeans viejos olvidados en el fondo de un armario, cuando estabas un poco demasiado optimista durante las rebajas y no te has probado nada, cuando simplemente subiste algunos kilos o porque la lavadora nos traicionó, todos hemos conocido este doloroso episodio de no poder ponernos los jeans.

Afortunadamente, hay algunos consejos para ayudar a aflojar la tela y sentirse perfectamente cómodo, con jeans que se supone que son demasiado pequeños para nosotros. Incluso podemos decir sin mentir “Mira, todavía encajo en una [introduce la talla deseada]”. ¡Te contamos cómo hacerlo!

Suaviza los jeansLos jeans a menudo tienden a endurecerse con el tiempo, por lo que ponérselos siempre es un poco más difícil, cuando hace un tiempo que no nos los ponemos o cuando ya está bastante seco después de un lavado. Para suavizarlo, haz lo siguiente: sumérgelo completamente en agua fría, con vinagre blanco y bicarbonato de sodio. ¡Esta operación química tendrá el efecto de relajar los tejidos! Puedes dejarlo unas horas o incluso toda la noche.

Suaviza tus caderas ¿Parece que no puedes cerrar el botón y, a pesar de tus mejores esfuerzos, la famosa técnica de “acostarte en la cama con el estómago adentro” ya no es suficiente? Hay una solución: humedeciendo las caderas y los glúteos, o al salir de la lavadora, estira lo máximo posible la cintura, durante varios segundos. Si es un poco elástico, ¡funcionará aún mejor!

Ablandar los muslos Si es en los muslos donde se atasca, podemos hacer la misma operación que el anterior, asegurándonos de que la tela esté húmeda. De lo contrario, también existe la solución, para estirar la tela sobre ti misma: ¡aprovecha para hacer algunas sentadillas, o pedalear en el aire para relajar la tela y sentirte un poco menos oprimida

¡Para evitar que se encoja! ¡La desagradable sorpresa de los jeans encogidos, al salir de la lavadora seguramente te resultará familiar! Para evitar este pequeño incidente, el reflejo correcto a adoptar es ¡hacer un lavado en frío de tus jeans! El agua caliente tiende a tensar las telas. ¡Y además, el agua fría es mucho más ecológica! Lo mismo ocurre con el secado: secar al aire lo encogerá menos que la secadora.

Nutrientes para combatir la fatiga


¿Estás cansado a menudo? Existe una posibilidad de que tu dieta sea la culpable. Aquí tienes una lista de superalimentos que te darán la energía que necesitas para combatir la fatiga.

Come para recuperar tu energía
Si no tienes la energía para hacer una caminata corta o no puedes pasar el día sin hacer una siesta, es posible que te sientas fatigad@. Las causas son numerosas: estrés, medicación, exceso de trabajo, alteraciones del sueño o enfermedad. Si su fatiga es crónica o extrema, consulta con tu médico. Una vez que se ha descartado el riesgo de una enfermedad subyacente, es posible que desees reconsiderar tu dieta. Muchos hábitos alimenticios comunes, literalmente agotan la energía de las personas. Afortunadamente, se puede corregir estos problemas con bastante facilidad y recuperar la energía.

Si tienes poca energía, pruebe uno de estos consejos que te darán un impulso rápido.

Proteínas: pescado, carne, productos lácteos, judias
Si eres del tipo de persona que come una simple ensalada de verduras para el almuerzo y necesita tomar una siesta por la tarde, podría deberse a que le faltan proteínas. Los estudios han demostrado que las personas que no tomaban proteínas en el desayuno, por ejemplo, tenían más probabilidades de estar deprimidas, estresadas y en menos forma física que aquellas que las consumían de forma regular. Aminoácidos, que forman proteínas y son componentes fundamentales del cuerpo, que apoyan el crecimiento y la regeneración de todos los tejidos y órganos, desde los vasos sanguíneos hasta el cabello. Además, ayudan a aumentar los niveles de neurotransmisores que tienen un efecto positivo sobre el estado de ánimo y el estado de alerta.

Intente tomar: 0,8 g de proteína por libra de peso corporal. Por ejemplo, si pesa 68 kilogramos, debe tomar 54 g de proteína. Una porción de lomo de res proporciona 32 g, 1 taza (250 ml) de frijoles negros, 15 gy 1 taza de leche, 8 g.


Hierro: carnes rojas, melaza, judías.

La deficiencia de hierro es la causa más común de anemia, una condición caracterizada por niveles bajos de glóbulos rojos que conduce a fatiga. La debilidad, palidez, fatiga y uñas quebradizas son los síntomas más evidentes. Si cree que lo tiene, consulte a su médico. La mayoría de las veces, es causada por una pérdida de sangre (por ejemplo, una úlcera sangrante o períodos abundantes).

Objetivo a tomar: La cantidad recomendada de hierro es de 8 mg para hombres y mujeres posmenopáusicas y de 18 mg para mujeres que aún están menstruando. Una porción de 90 g de carne de res proporciona 3,2 gy una taza (250 ml) de soja, 8,8 g.pero normalmente no es suficiente. Una taza (250 ml) de brócoli proporciona más, mientras que un pimiento rojo proporciona el doble de esa cantidad.


Magnesio: semilla de calabaza, espinaca
Popeye tenía razón al querer comer espinacas. Uno de sus nutrientes, el magnesio, es esencial para la producción de trifosfato de adenosina, el producto final de convertir los alimentos en energía. Cuando somos deficientes en él, nos sentimos cansados ​​y débiles.

Trate de tomar: 400 a 420 mg de magnesio por día para los hombres y 310 a 320 mg para las mujeres. Un cuarto de taza (60 ml) de semillas de calabaza proporciona 185 mg y una taza (250 ml) de espinaca cocida, 157 mg.


Betacaroteno: batata, zanahoria
Agrega un poco de color a tu plato y estarás más enérgico. El betacaroteno, un precursor de la vitamina A, que da color a las zanahorias, las batatas y las espinacas, ayuda a estimular un sistema inmunológico deprimido, una causa común de fatiga crónica. Al apoyar la salud de las membranas celulares, el betacaroteno protege indirectamente contra virus, bacterias, hongos y alergias. También aumenta la actividad de las células T responsables de combatir las infecciones y es necesaria para que los glóbulos rojos estén sanos. Trate de tomar: cinco porciones diarias de vegetales de hojas oscuras y frutas y vegetales amarillos y anaranjados.

Potasio: espinaca, aguacate, calabaza
Si le falta potasio, corre el riesgo de debilidad muscular y agotamiento. Los estudios han demostrado que las personas con niveles bajos de este mineral tienen un agarre más pobre que otras. El potasio ayuda a transportar nutrientes a las células, mantener el equilibrio de líquidos, regular la contracción muscular y la frecuencia cardíaca y mantener un sistema nervioso saludable.

Intente tomar: 4700 mg de potasio por día. Una taza (250 ml) de espinaca cocida proporciona 839 mg, un aguacate, 875 mg y una taza de calabaza de invierno, 896 mg.

Consejo: el potasio disminuye la excreción de calcio. Por lo tanto, tomar más ayuda a mantener los huesos sanos.

Consejo: el cuerpo absorbe mejor el hierro de los animales que de las plantas. Si obtiene el suyo principalmente de plantas como frijoles y guisantes, tómelos con frutas cítricas u otros alimentos ricos en vitamina C, que ayuda a la absorción de hierro.


Carbohidratos complejos: cereales integrales, frutas y verduras.
Los carbohidratos son la principal fuente de energía del cuerpo. Sin embargo, en términos generales, consumimos demasiados carbohidratos “simples” que se digieren rápidamente, lo que hace que el azúcar en la sangre fluctúe excesivamente, agotando nuestra energía. En su lugar, opte por carbohidratos complejos, como el arroz integral en lugar del blanco, que liberan su energía con más regularidad y durante un período de tiempo más prolongado. En un estudio en Inglaterra de 142 personas que comieron un desayuno de cereales con alto contenido de fibra durante dos semanas, se descubrió que los sujetos tenían más energía y claridad mental, y eran menos propensos a cambios repentinos. de humor sólo cuando reanudaron su almuerzo habitual.

Otra buena razón para tomar cereales integrales es que son ricos en vitaminas B. Cuando carece de estas vitaminas, corre el riesgo de perder energía. Desempeñan muchas funciones, incluida la descomposición de carbohidratos, grasas y proteínas en glucosa, el combustible que mantiene al cuerpo en funcionamiento.

Intente tomar: Además de las 7 a 10 porciones diarias de frutas y verduras, coma al menos tres porciones de carbohidratos de cereales integrales, como trigo o arroz integral. Una porción equivale a una rebanada de pan o 1/2 taza (125 ml) de arroz.
Vitamina C: cítricos, pimientos, brócoli

En el siglo XVII, cuando los marineros con escorbuto bebían jugo de limón, su letargo desaparecía. Se ha demostrado en estudios modernos que la deficiencia de vitamina C está asociada con la fatiga. Esta vitamina es necesaria para la salud de las glándulas suprarrenales, glándulas que ayudan a prevenir la fatiga provocada por el estrés físico o emocional. También ayuda a combatir infecciones y absorber hierro.

Objetivo a tomar: Se recomienda que las mujeres tomen 75 mg por día y los hombres 90 mg, pero esto

Gracias por visitar el blog. Si necesitas cualquier aclaración no dudes en contactar conmigo.

10 categorías de alimentos que no debes comer cuando estás cansado

Foto de Adonyi Gábor en Pexels



Cuando estás cansado, es esencial revisar tu dieta para ponerte en forma. Las diferentes comidas del día deben modificarse para que el organismo descanse. En particular, ciertos alimentos deben ser eliminados. Quieres saber más ? Aquí están los 10 alimentos que no debes comer cuando estás cansado.

  1. Los productos ligeros

Los productos ligeros contienen aditivos que son potencialmente peligrosos para la salud. La vigilancia es esencial con el aspartamo. Los alimentos que lo contienen parecen acentuar varios síntomas, incluido el dolor y la fatiga.

  1. Alimentos ricos en glutamato

El glutamato se encuentra en muchos alimentos. Muy a menudo, estos alimentos son muy salados como cubitos de caldo, pasteles de aperitivo o comidas preparadas. El glutamato, como el aspartamo, tiende a aumentar la fatiga. Además, dificulta la digestión y, por lo tanto, es agotador para el cuerpo.

  1. Productos refinados e industriales.

Los productos refinados son bajos en fibra y, por lo tanto, más difíciles de digerir. Contienen poca o ninguna vitamina. Son muy ricos en aspartamo, sal y glutamato. En resumen, ¡cumplen todos los criterios para ser prohibidos!

  1. Alimentos demasiado dulces.

Ten cuidado con el azúcar. En pequeñas cantidades, la comida no causa molestias. Sin embargo, tomado en grandes cantidades, causa un aumento en el azúcar en la sangre y luego una caída rápida. Durante esta fase, la fatiga se acentúa.

  1. Bebidas energéticas

Las bebidas energéticas son muy dulces y su efecto es muy temporal. Una vez que se ha desvanecido, la fatiga regresa y es aún más importante. Es mejor recurrir al té que contiene un poco de cafeína o a una fruta llena de vitaminas.

6. Alimentos que contienen gluten.

Ya sea que sea intolerante, hipersensible o acepte gluten, detenerlo durante los períodos de fatiga extrema a menudo es beneficioso. El cuerpo tiene menos dificultad para digerir, lo que le permite mantener su energía para cosas más importantes.

  1. Los sandwiches

En caso de fatiga, se debe evitar el emparedado. Con mayor frecuencia consiste en pan, grasa, embutidos o queso y, a veces, algunas verduras. ¡Es difícil de digerir! Además, los sándwiches se comen con demasiada frecuencia sobre la marcha, mientras que en tiempos de fatiga, se recomienda tomarse el tiempo para comer.

  1. El queso

El queso también es un alimento que puede aumentar el tiempo de digestión y cansarse un poco más. Para obtener su dosis de calcio, prefiere usar yogur natural.

  1. Alimentos ricos en almidón

Los alimentos con almidón no deben prohibirse, sino que deben reducirse durante el día y eliminarse por la noche. Los alimentos con almidón también aumentan el tiempo de digestión. Después de la comida, la sensación de estar lleno es tan importante como desagradable. ¡Es aún peor si los alimentos ricos en almidón son refinados!

  1. Comidas pesadas

En general, cuando comienza la fatiga, evite las comidas pesadas y especialmente las comidas regadas. ¡Lo ideal es descansar su cuerpo y proporcionarle muchas vitaminas!

Consejos dietéticos para la vuelta del verano


Si, regresas de tus vacaciones casi descansado, pero… los aperitivos, tapas, meriendas y helados cuando regreses de la playa te habrán superado (y estarán en tu cintura). Pero que no cunda el pánico. Vamos a recuperar las cosas con estos consejos dietéticos para una dieta óptima.

¡No nos saltamos el desayuno!
De todas las comidas del día, esta es a menudo la primera que pasamos por alto. Para aquellos que solo pueden tomar una taza de café antes de ir a trabajar, prepara al menos un desayuno “para llevar”. ¡Un yogur o un batido serán tus aliados para un efecto supresor del apetito!

Tu botella de agua se convierte en tu nueva mejor amiga
1,5 L de agua al día. Este es el mínimo requerido. Y para aquellos que piensan que el agua es terriblemente “aburrida”, la aromatizamos. Hojas de menta o albahaca, limones, fresas o sandías. Depende de usted ser inventivo. El agua en realidad quemaría calorías sin siquiera moverse de su asiento … Entonces, ¿convencido?

¡Nos olvidamos de las comidas preparadas!
Mediodía, hora del almuerzo. Sabemos que es tentador tomar un sándwich o una ensalada para llevar, o incluso ir a un restaurante con tus colegas. Sin cambiar completamente tus hábitos, selecciona tus platos con cuidado y limita los platos preparados que se venden en las tiendas, tanto como sea posible. Si la lista de ingredientes es larga, no es un buen augurio … Lo ideal es que traigas tu propia comida.

Intercambiamos sal por especias y hierbas
¿Eres un fanático de la sal? Está bien, sin embargo, no es tu amiga. Sin dejarlo de lado por completo, reduce al máximo su ingesta en favor de especias como la pimienta o el pimentón y todas las hierbas que te gusten. Darás sabor a tu plato sin taponar tus arterias.

¿Quién dice almidones, dice verduras?
Muchas dietas están abandonando los alimentos con almidón. Lo cual es un gran error. Nuestros cuerpos necesitan energía para seguir funcionando durante todo el día. En el plato, proporciona 2 a 3 cucharadas de alimentos con almidón por 3 a 4 cucharadas de vegetales verdes. Esta combinación te permite limitar la ingesta de carbohidratos y hará que te sientas lleno más rápidamente.

No contamos calorías
¡Esta es la trampa en la que terminamos cayendo! Sin embargo, no es la cantidad de calorías lo que cuenta sino las distintas aportaciones que contiene el plato. Por lo tanto, no comiences a hacer ecuaciones con cada comida o elimina completamente los alimentos. Por otro lado, evitamos en la medida de lo posible el consumo de azúcar, especialmente el azúcar refinado y el de ácidos grasos saturados. De nuevo, de ahí el interés de saber leer una etiqueta …

Menos carne, más legumbres
Para aquellos que no son ni vegetarianos ni veganos, el consumo de carne normalmente no debe exceder los 500 g / semana. Un buen consejo es programar ciertos alimentos para un día de la semana: el miércoles es el día vegetariano, por ejemplo, el jueves es el día del pescado, etc. Pero con o sin carne, puedes complementar en gran medida tu ingesta de proteínas con lentejas, garbanzos, judías, habas… La prueba 80 g de legumbres = 100 g de carne en términos de proteína. ¡Y además son muy ricas en fibra!

Larga vida a los omega-3
Se encuentran en pescados grasos como el salmón o el atún en particular, pero también en los aceites de colza o nuez. ¡Con omega-3 funciona de todos modos!

Semillas y frutos secos, tu nuevo snack favorito
Y para los pequeños antojos, que no cunda el pánico. Obviamente nos olvidamos del dispensador Twix y patatas fritas y nos centramos en snacks naturales ricos en fibra y vitaminas. Elige almendras, frutos secos o semillas de calabaza. Prepara un pequeño sobre para su ración diaria (20 g / día). Y al contrario de lo que puedas pensar, el plátano no es tu enemigo, al contrario. Como el chocolate negro no lo es, ¡pero no toda la barra!