Las 5 trampas que debes evitar en la nutrición este verano


El verano está aquí, con sus días más largos, sus largas vacaciones, propicias para la relajación, los ritmos alterados … incluso en las comidas. ¿Cómo evitar las trampas y adoptar la mejor dieta de verano posible?
En verano, preferimos los alimentos frescos y las recetas bajas en grasas para satisfacer nuestras papilas gustativas. En esta temporada, especialmente queremos comidas pequeñas, ligeras y fáciles de digerir, cocina mediterránea, barbacoas … ¡Pero solo porque sean vacaciones, no debes dejar de estar atento! Nuestros consejos para una buena nutrición de verano.
Comida de verano: las trampas a evitar
Desde parrillas hasta ensaladas, incluidas las bebidas, se pueden evitar ciertas trampas de alimentos que aumentan la ingesta de calorías. Siga nuestros consejos de dieta de verano para evitar caer en ciertas trampas.

1 – Ensaladas: sazonadas al punto y variadas … ¡Pero cuidado!
Son uno de los platos estrella del verano. Hechas con las muchas verduras de esta temporada bendecidas por su variedad, son refrescantes, ricas en vitaminas, minerales y fibras, y adecuadas para todas las comidas, en versión de frutas o verduras y ¡por qué no ambas! Pero cuidado, su composición puede afectar su digestibilidad … y la ingesta de calorías.

Las trampas a evitar
-Un condimento demasiado rico en grasas.
Las ensaladas bañadas en aceite no son exactamente agradables para comer, especialmente porque pierden su frescura y sabor.
-Ingredientes ricos en calorías
Los crotones o el tocino son agradables por su crujiente o sabor ahumado, pero no en demasiada cantidad, ni de manera sistemática.
– Demasiadas verduras crudas sistemáticas
Algunos intestinos frágiles no pueden soportar comer solo verduras y frutas crudas, más ricas en vitaminas y minerales, por supuesto, pero no digeribles para todos.

Nuestros consejos nutricionales de verano
Sazonar en la cantidad y calidad correctas.En la dosis correcta y con la grasa adecuada agregada, el condimento no afectará Tu peso, ni Tu análisis de sangre.

Punto de referencia del consumo de lípidos añadidos:
30 g por día y por persona
O 3 cucharadas, una vez por comida
Esto puede convertirse en 10 g de mantequilla por la mañana y 1 cucharada de aceite para el almuerzo y la cena.
Para el aderezo, puede usar 1/2 cucharada y conservar la otra 1/2 para cocinar carne o lo que sea.

En cuanto a la calidad de las grasas, elija los primeros aceites de colza, nuez o soja prensados ​​en frío por su alto contenido de omega-3, y varíelos con otros aceites para proporcionar omega-6. Una idea, ¡prueba las salsas a base de yogur!

Variar las ensaladas
No solo las recetas, sino también la cocina. Las verduras cocidas son parte de la composición de muchas ensaladas (las judías verdes de la ensalada Niçoise son un buen ejemplo; los pimientos cocidos también) y están mejor respaldados por los intestinos frágiles.

Agregue alimentos con almidón a las ensaladas
Arroz, pasta, sémola de trigo, quinua, lentejas, frijoles rojos o blancos: los beneficios de los alimentos ricos en almidón son numerosos :

-hacen un plato completo
-proporcionan energía
-te permiten tener menos hambre entre comidas

Espero que estos consejos, os sirvan para mejorar vuestra alimentación este verano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: